Batallas que forjaron y destruyeron un Imperio: contexto histórico y estrategias

miércoles, 6 de julio de 2011

Segunda Guerra Púnica (III)

Batalla de Ilipa (206 a. C.)

En Roma siempre surgían nuevos hombres para devolverle su esplendor y acabar con el enemigo. Uno de ellos fue Publio Cornelio Escipión. Sucedió a su padre como jefe de las fuerzas romanas en España y había presenciado la derrota de Cannas.

Mientras que Asdrúbal se llevaba las fuerzas cartaginesas situadas en España hacia Italia, Escipión pudo combatir a las que quedaron en suelo hispano con mayor facilidad. Pero en el 206 a. C., los cartagineses enviaron refuerzos a España para acabar con Escipión y su ejército. El encuentro tuvo lugar en Ilipa, lugar situado a unos 10 kilómetros al norte de la actual Sevilla.

Desarrollo de la Segunda Guerra Púnica

En esta ocasión el ejército romano era quien contaba con mayoría numérica de soldados respecto a los cartagineses. Los ejércitos estuvieron durante varios días uno frente al otro sin entrar en combate: cada mañana los soldados, de manera casi automática, se levantaban y, al filo del medio día, se posicionaban frente al enemigo para no hacer nada…

Hasta que un día, Escipión, decidió salir al amanecer atacando con los aliados hispanos situados en el centro y las legiones romanas en las alas. Los cartagineses, sorprendidos, lucharon valientemente contra los hombres hispanos, pero fueron envueltos y arrollados por los flancos del ejército romano. Seguidamente, la infantería romana dio cuenta de los elefantes cartagineses, los cuales salieron huyendo causando destrozos entre sus propios soldados. El resto se retiró en desbandada hacia su campamento y no fueron totalmente aniquilados debido a una oportuna lluvia torrencial que hizo que los propios romanos también huyeran hacia su campamento en busca de cobijo.

Estrategia de la batalla

La derrota cartaginesa trajo consigo la evacuación del pueblo africano de tierras ibéricas e, indirectamente, el pueblo romano vio en Escipión al único hombre que podía derrotar a Aníbal. El próximo enfrentamiento tendría lugar en territorio africano.

Ilustración de la Batalla de Ilipa

2 comentarios:

  1. La Batalla de Ilipa tuvo lugar a unos 15 km de Sevilla, en la actual Alcalá del Río (Ilipa Magna), en una zona conocida como "Vado de las Estacas"

    ResponderEliminar
  2. Efectivamente, Manuel. Llevas toda la razón. Creo que, cuando escribí esto es su día, quise poner 10 en vez de 100. Gracias.

    ResponderEliminar